Viernes 26 de mayo de 2017 - 6:18am

Yarrington: radiografía de la impunidad enraizada

abril 10, 2017
Yarrington: radiografía de la impunidad enraizada
0

El caso de Tomás Yarrington Ruvalcaba, recién capturado (9 de abril) en Florencia, Italia, retrata de cuerpo entero la dimensión del complejísimo problema que vivimos. Si esto no es una crisis, no sé qué lo será.

Conviene abordar distintos ángulos del asunto. El caso resulta emblemático por varios de sus rasgos:

1.- Tibieza, complacencia o complicidad

En México es de subrayar la falta de determinación de la clase política para condenar con firmeza las conductas ilícitas. Con el fantasma (o pretexto) del uso faccioso de las instituciones, cuando los políticos tienen que escoger entre creerles a éstas o a sus compadres, siempre prefieren a los segundos. El caso de Tomás Yarrington da perfecta cuenta de ello.

Los de enero de 2012 eran días de precampaña, pero Peña Nieto ya era el único contendiente al interior del PRI por la candidatura a la presidencia de la República. La PGR había anunciado un requerimiento internacional para localizar a Tomás Yarrington, investigado por narcotráfico en Estados Unidos. En una entrevista, se da el siguiente diálogo:

-Precandidato que nos pudiera comentar su reacción a esta acusación de la DEA contra el exgobernador Yarrington.
-(…) me parece que esta es una filtración, una especulación que ha ocurrido en plena campaña electoral (…) Ahora resulta que esta indagatoria se da -¿hace cuánto fue gobernador?- hace 7 u 8 años, justo cuando estamos en contienda electoral, lo cual despierta sospecha.

¡Qué cosas! Hace 5 años, esa fue la respuesta de Enrique Peña Nieto ante una acusación de esa gravedad: sospechar del uso electoral de las instituciones.

2.- El crimen es transnacional, la impunidad local

Las acciones legales en Estados Unidos contra mexicanos por hechos ocurridos en México han incrementado en años recientes. No se trata de simples curiosidades que pasan fuera de nuestras fronteras.

El caso Yarrington remite al asesinato en noviembre de 2011 del empresario Alfonso Peña Argüelles. Apenas 3 meses después de ese hecho, su hermano (Antonio Peña Argüelles) fue detenido en Laredo y encontrado culpable de ser intermediario entre el Cártel del Golfo y políticos corruptos. Los documentos oficiales presentados en los tribunales de Texas ya referían a involucraban a Yarrington, quien al mismo tiempo se daba el lujo de tuitear su convicción de impunidad.

Al juicio contra Peña Argüelles siguió uno más ya directamente contra el exgobernador de Tamaulipas y otro empresario: Fernando Alejandro Cano Martínez, por lavado de dinero y delincuencia organizada. Los papales en la Corte refieren también al asesinato de Rodolfo Torre Cantú -candidato a gobernador- crimen que sigue sin resolverse.

Total, las acusaciones de pertenecer a la narcopolítica se fueron confirmando. Tanto Cano Martínez como Peña Argüelles se declararon culpables, sumándose así a una kilométrica lista de empresarios, servidores públicos y personajes políticos mexicanos que han aceptado ante los tribunales de Estados Unidos haber lavado dinero y cooperado con el narcotráfico.

Todos esos casos contrastan con la pachorra e ineficiencia de las autoridades mexicanas. El colmo, mientras Yarrington tenía carácter de fugitivo en los Estados Unidos y una averiguación previa en México a nivel federal, las autoridades de Tamaulipas le proveían los servicios de seguridad con agentes de la policía ministerial estatal.

3.- Mansiones, empresas, inversiones: it’s all about the money

Se ha dicho hasta el cansancio: nuestro gobierno es incapaz de atacar la estructura financiera de los cárteles, de las redes de corrupción política y de otras formas de delincuencia organizada.

El caso de Yarrington muestra la importancia de ir tras los activos, tras los capitales sucios y las redes de prestanombres y testaferros. Las acusaciones de las autoridades de Estados Unidos arrasaron primero con el patrimonio de quienes hoy se han declarado culpables. Lo mismo decomisos de vehículos, joyas y dinero que expropiaciones de lujosas viviendas, intervenciones bancarias o multas exorbitantes. Todo lo que acá no se hizo ni se hace.

En contra de los socios de Tomás Yarrington pesó todo, demandas civiles, procesos penales, investigaciones administrativas y la aplicación de leyes especiales para extranjeros. Entre las penas impuestas por condenas, los acuerdos de culpabilidad y decomisos en sólo 3 casos hablamos de más de 25 millones de dólares. Y, por supuesto, mucha gente en prisión (y otra fugitiva como el propio Eugenio Hernández, sucesor de Yarrington).

Pero la cosa no paró ahí. Este poder económico no tendría viabilidad si no contara con esquemas financieros. El caso Yarrington también muestra las responsabilidades del sistema bancario. Resulta que el caso de lavado de dinero de Peña Argüelles se sumó a otras pifias en el control de depósitos y manejo de cuentas, que implicó una histórica sanción a Citigroup.

En junio de 2015, Banamex USA (subsidiaria de Citigroup) recibió una multa de 140 millones de dólares por violar las leyes de lavado de dinero. Recordemos que, en 2012, HSBC se declaró culpable de permitir que dinero de fuente criminal viajara de México a Estados Unidos y que por ésta y otras acusaciones pagó una multa de 1.9 billones de dólares.

4.- El blanqueo social del dinero

Las noticias sobre delincuencia organizada nos quedan lejos, entre otras cosas, porque las relegamos a la sección policial.

Saúl Fáundez, personaje de la novela Tinta Roja de Alberto Fuguet, describe así a los periódicos que reportan el crimen: “podemos publicar lo que queramos porque nadie importante los lee”. “La sección policial es la única parte donde los pobres aparecen con foto, nombre y apellido. Nuestras páginas son como la vida social de los pobres.”

El caso de Yarrington muestra que el narcotráfico y la delincuencia organizada no son sólo esa cosa horrible que sucede en las secciones policiacas. Son historias oscuras y enredadas. Demasiado poder y demasiado dinero.

Son tramas llenas de personajes. Sí, además de los gatilleros, los que usted imagina: empresarios, funcionarios de aduanas, ex gobernadores, compañías transnacionales, bancos. Pero también hay cooperantes y criminales a los que el gobierno de Estados Unidos les da permiso para delinquir o les paga un sueldo.

Parafraseando a Faúndez, quizá la sección de sociales es la nota roja de los ricos. Es ahí en donde muchos delincuentes de cuello blanco aparecen con foto, nombre y apellido.

5.- La desinformación

El lamentable (e innegable) avance de una “sociedad narca” pasa por la absurda negación del diagnóstico. Por el empecinado acto de resistirse a entender la realidad. O la mezquina conveniencia de negarla. La impunidad se sirve de la desinformación y de la mala memoria. Y nada mejor para esos propósitos que las noticias sin contexto y la discusión pública cercenada. Los datos sueltos, el hecho aislado, la afirmación no asociable.

Yarrington será presentado como el personaje malicioso, el que se separó de los valores de su partido, el que traicionó a su sociedad y a su familia. Pero lo cierto es que frente al fenómeno que vivimos su relevancia individual es minúscula. Él es, apenas, una pieza de un complejo engranaje.

Por eso hay que contextualizar su arresto, revisar su historia. En ella están muchas de las claves del por qué la impunidad está enraizada.

Por Miguel Pulido

Miguel Pulido es abogado. Ha sido director de Fundar, profesor en la Universidad Iberoamericana y visitante en la Universidad de Yale. Actualmente participa en Antifaz (www.antifaz.org.mx) un proyecto que busca abordar críticamente los asuntos públicos, las élites políticas y las dinámicas de poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *