Viernes 26 de mayo de 2017 - 6:17am

Voces por la Igualdad

marzo 9, 2017
Voces por la Igualdad
0

El día de ayer en por lo menos 60 países y en cientos de ciudades, las mujeres tomaron las calles y sumaron sus voces por la igualdad. Se movilizaron por los derechos de las mujeres, para desterrar que el nacer mujer implique una condición de desigualdad y opresión por el simple hecho de tener un sexo femenino.

Más allá de las fronteras, las mujeres se volvieron a unir, otra vez sumaron sus talentos y creatividades en todas las movilizaciones para lograr que en este siglo por fin desterremos todo aquello que durante milenios ha provocado que la mitad de la población lleve a cuestas cargas sociales, culturales y emocionales que las limitan y las coloquen en riesgo.

Ayer Día Internacional de la Mujer, se volvió a poner el dedo en la llaga, en en la deuda histórica que se tiene con las mujeres y las niñas.

Imaginémonos… cómo sería un mundo sin mujeres, sin todas las tareas cotidianas que realizan, muchas de ellas sin salarios ni reconocimiento. Esa fue la premisa que llevó a proponer una huelga mundial de las mujeres. Porque ya es tiempo que la humanidad se dé cuenta que el desarrollo se ha logrado por los trabajos cotidiano que realizamos las mujeres, sin que sea valorado en su justa dimensión y sin que ellas gocen, de igual manera, los frutos de ese desarrollo.

La humanidad necesita reconocer los cientos de descubrimientos científicos que han realizado las mujeres para que este mundo, tanto en la salud de la humanidad como en aquellos enigmas del universo.

#NosotrasParamos porque es necesario mostrar una y mil veces los daños que ha provocado la discriminación de las mujeres a la humanidad y las ventajas que traería al planeta lograr la igualdad, derribar todos los obstáculos que impiden que el talento de la mitad de la población sea colocado con todo su potencial para beneficio de la humanidad.

Otra vez salimos a las calles con nuestras voces entrelazadas, dejamos de ser un pequeño grupo, ahora somos miles que desde todos los espacios hicimos eco a esta demanda justa y necesaria: que las mujeres y las niñas vivan libres de violencia y cuenten con todas las condiciones para gozar plenamente de todos los derechos.

Hay que decir también que ayer más medios de comunicación, mujeres periodistas y locutoras de los que nosotras nos imaginamos dieron paso a la igualdad, no hubo medio de comunicación ni tradicional ni digital que no colocara en el centro de la noticia los costos de la desigualdad. Costos no sólo económicos sino humanos. Porque cada día la igualdad gana terreno pese a sus detractores.

Porque la equivalencia humana de las mujeres se hace urgente y no puede esperar, porque no habla bien de la humanidad que siga existiendo la discriminación para la otra mitad, por el simple hecho de ser mujeres.

No hay ninguna razón para que esto permanezca, hemos documentado los daños que esta opresión de las mujeres trae a la humanidad, tal como lo hizo ayer el periódico El País, que señalaba en un artículo publicado por el Día Internacional de las mujeres: la igualdad genera riqueza y oportunidades para toda la población mientras que la desigualdad empobrece…, la violencia de género es una lacra que no conoce fronteras, ni distingue entre países, edades, clases sociales.

Pero esta violencia tiene un efecto expansivo, tal como lo señala el reportaje especial de Cimacnoticias: “Un feminicida no solo destruye el cuerpo y la vida de una mujer: el daño y el dolor trascienden el tiempo y el espacio, llega a las niñas, niños y adolescentes que quedaron en la orfandad, azota a los que perdieron a una hija, mata también la justicia, la posibilidad de una vida sin violencia de la cual hablan las leyes”.

Todos estos males que trae la desigualdad tienen fecha de caducidad y esa es cuando la humanidad dé paso pleno a la igualdad para las mujeres.

Por: Lucía Lagunes Huerta*

*Periodista y feminista, Directora General de CIMAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *