Viernes 17 de noviembre de 2017 - 8:24pm

Diarrea o infarto provoca la Auditoría Superior a las y los ex alcaldes

noviembre 14, 2017
Diarrea o infarto provoca la Auditoría Superior a las y los ex alcaldes
Columnas
0

Mañana se vence el último plazo concedido por la Auditoria Superior del Estado –ASE-para que áreas del gobierno estatal y ex Ayuntamientos de Tamaulipas aclaren observaciones por 21 mil millones de pesos que ejercieron y que no fueron debidamente te justificados.
Lo anterior relativo a los ejercicios fiscales 2015 y 2016, en que las áreas emplazadas no siguieron el procedimiento respectivo, para documentar con orden parte de los recursos públicos que manejaron y cuyo destino aparece nebuloso, de tal suerte que les están exigiendo cuentas claras.
El orden financiero de los entes públicos presenta siempre detalles problemáticos, debido a que los titulares no siguen el procedimiento para la extracción de recursos y manejan al “ay se va” el gasto, ya sea para su propio beneficio o para apoyar a personas o instituciones que lo solicitan.
En un ejemplo, las y los alcaldes dejan en manos de tesoreros municipales la comprobación de gastos repentinos, que se realizan fuera de programación, usando como argumento que los titulares de finanzas tienen la obligación de resolver.
Porque un tesorero municipal que no sea capaz de justificar los gastos de un alcalde o alcaldesa, en el mundo de la administración es consideraba como un funcionario inservible, lo que lleva a colocar todo tipo de “parches”, en erogaciones que en muchas ocasiones se hace imposible documentar fiscalmente.
Por eso hay tanto desorden en los Ayuntamientos, porque las y los alcaldes no admiten que hay un procedimiento para sacar y justificar el dinero; ellos lo exigen al momento y en los montos que lo solicitan… como comprobarlo queda para los tesoreros y los despachos contables que contratan para este fin.
Al descontrol en la justificación de los recursos que mantiene con diarrea de más de una docena de ex alcaldes y una ex alcaldesa de la camada anterior, hay que sumarle que el entonces líder del Congreso Local RAMÍRO RAMOS SALINAS, con su alcalhueteria, les terminó de dar el tiro de gracia; primero se veía como un favor -¿a cambio de qué?- que les estaba haciendo a los entonces alcaldes y alcaldesa responsables de áreas estatales.
Hoy no queda duda, que el ex pastor de las y los ex diputados locales que una vez acarició el sueño de ser Gobernador, los tiene sentados en la silla eléctrica.
Le recuerdo que en el periodo que fungió como líder del Congreso Local, pasando por encima de leyes y procedimientos RAMÍRO RAMOS ordenó dispensar la revisión a diputadas y diputados miembros de la comisión respectiva, en lo que él mismo llamó “un voto de confianza a la Auditoria Superior del Estado”, provocando de esta manera que fuera este organismo, quien realmente aprobaba las cuentas públicas.
Lo anterior impidió que se realizara una revisión a fondo, que habría permitido corregir las irregularidades detectadas por el personal que dirige el actual Auditor Superior de Tamaulipas JORGE ESPINO ASCANIO y que mantiene aterrados a docenas de ex alcaldes y una ex alcaldesa, que se pasaron de corruptos con los recursos del pueblo.
Y estos mismos representantes populares del trienio y ex funcionarios públicos le deben “agradecer” a RAMIRO RAMOS la situación en que se encuentran, porque de haber seguido el procedimiento, se podrían haber solventado en tiempo los errores u omisiones cometidas; el mismo incurrió en irregularidades que lo pueden llevar al banquillo de los acusados junto con las y los diputados de la comisión de vigilancia por esta omisión que le comento.
Pero ahora se encuentran con los dedos en la puerta, lo que ha llevado a un ex alcalde sanfernandense a ser internado al menos dos veces durante un mes en clínica de Monterrey, para ser atendido por problemas derivados de crisis de alta presión, que padece desde hace años y que en su mandato lo llevaron a ser internado en el Hospital Regional de Alta Especialidad en Cd. Victoria.
Por cierto, mencionan que entre la lista de ex alcaldes expuestos a ser sometidos a proceso penal, se encuentra FERNANDO LÓPEZ PANDO del municipio de Burgos, luego de cientos de observaciones que no ha logrado solventar; este fue alcalde en el periodo 2013- 2016 y desde su salida del cargo se ha visto sujeto a exigencias de comprobaciones que por alguna razón no puede resolver.
Sobre este tema, a partir de mañana, cuando se den a conocer los nombres de los municipios que no lograron dar respuesta efectiva a los requerimientos de la Auditoria Superior del Estado, habrá mucho tema para comentar.
Lo que nada tiene que ver con nueva denuncia que Asociación Civil de la Cd. de México presentará en las semanas siguientes ante la Auditoria Superior de la Federación, por los manejos del Ayuntamiento de San Fernando 2013- 2016 que encabezó el Dr. MARIO ALBERTO DE LA GARZA GARZA, lo que se sumaría a otra ya existente, que se encuentra debidamente documentada.
Durante los años 2014 y 2015 a través de la constructora fantasma “Alas Blancas”, el gobierno municipal anterior ejecutó obras de ampliación de redes de agua potable y drenaje or cerca de 50 millones de pesos, utilizando la modalidad de asignación directa, lo que significa que pasó por encima de las ley de obras públicas que exige someter a licitación inversiones superiores a los 400 mil pesos.
Ya solo faltan seis semanas para que termine el 2017, pero de acuerdo al escenario que se vive en Tamaulipas, debido a las bajas temperaturas anunciadas y las consecuencias que esto trae en la salud, aunado a la presión de las cuentas públicas que no van a pasar por el “filtro” del Congreso de Tamaulipas, se podría incrementar el número de infartos.
Pero lo bailado … ¿quién se los quita?.

Columna A Tambor Batiente
Por Aristeo Manilla

Síguenos www.inforedtamaulipas.mx

Comments are closed.