Viernes 26 de mayo de 2017 - 6:18am

Ahí vienen las promesas de campaña; no se deje engañar

abril 19, 2017
Ahí vienen las promesas de campaña; no se deje engañar
Columnas
0

Apenas brincando el primer semestre del año, ya andarán desatadas y desatados aspirantes a los cargos de elección popular que estarán en juego; igual que en las últimas décadas, habrá que poner letreros alertando a conductoras y conductores de vehículos, para no atropellar a candidatas y candidatos que por puños, van a estar invadiendo calles y aceras en trabajos de promoción de sus respectivos proyectos.

Si nos remitimos al caso de San Fernando, además del alcalde JOSÉ RÍOS SILVA que anda en campaña por la reelección desde antes de asumir el mandato constitucional, tendremos cuando menos aspirantes del PAN, PRI, PRD, MC, PT. MORENA y tal vez una candidaturaindependiente a la Presidencia Municipal.

También habrá candidatos y candidatas a diputaciones federales de esos mismos partidos, aunque ya se sabe que en plan serio, es decir jugando para ganar, solo tres partidos: PAN, MORENA y PRI, que en las elecciones para elegir Presidente do Presidenta de la República, Senadurías, Diputaciones Federales y alcaldías, serán quienes concentren el mayor número de votos.

Otros como el Partido Nueva Alianza –PANAL- conocido también como partido de maestras y maestros y el Partido Verde Ecologista de México –PVEM- no han pasado de ser comparsa del PRI, eso sí, vendiendo caro el trabajo de “paleros”, que sin el menor rubor se han acostumbrado a desempeñar.

Aquí el tema consiste en señalar que en los periodos de campaña, todos y todas las candidatas de todos los partidos, prometen a diestra y siniestra, como sublime idolatría de una venta de ilusiones, que se resiste a pasar de moda.

Las y los candidatos no se cansan de prometer; electoras y electores, exigen que cada vez mejoren las mentiras, para poder seguir creyendo; los propios votantes han convertido los embustes de candidatas y candidatos en artículos de fe.

Cuando alguna candidata o candidato ha tratado de ser honesto y evitar hacer compromisos que no se podrían cumplir, los y las votantes, sepultan con una lapidaria frase: “este ni para echar mentiras sirve”.

Pero en campaña se pueden armar compromisos serios, medibles en tiempo y forma, de tal suerte que el pueblo tenga el recurso de reclamar físicamente y por medios legales en caso de incumplimiento.

Pero a electoras y electores, esto no les inspira, pese a que sistemáticamente han sido violados en su credulidad y de paso en los beneficios comunitarios que las y los candidatos ofrecen con el mayor desparpajo.

En ejemplo a la mano: EDGARDO MELHEM SALINAS, ha sido diputado federal dos veces por este distrito y en ambas ocasiones, sus compromisos se han quedado en fantasiosas expresiones retoricas.

Aquí en San Fernando, cuando el año anterior un grupo de campesinos y campesinas le reclamaron su despego en el conflicto del cobro de los apoyos a la producción, áspero y cortante les dijo: “yo no tengo ningún compromiso con ustedes, yo por eso les pagué el voto”.

Y ahora quiere ser candidato a Senador de la República, aunque “la palanca” de arriba ya se movió y no será tan fácil, como cuando se apoderó por segunda ocasión de la candidatura a la diputación federal en el 2015.

Así por el estilo andan la mayor parte de políticas y políticos, pero una vez que ya se encargaron de mostrar hasta el cansancio que no son dignos de la confianza del pueblo, lo menos que la ciudadanía puede exigirles, es una fianza publica, una garantía, para que cuando lleguen al poder, no se olviden tan fácilmente del compromiso social.

Hay que provechar las campañas para escuchar las promesas de candidatas y candidatos, pero también para imponerles condiciones que no puedan evadir en el ejercicio de la representación popular.

Esto es algo que se puede, se debe y se tiene que hacer si queremos que esto cambie para bien.

Columna A Tambor Batienete
Por Aristeo Manilla

Búscanos en face como www.inforedtamaulipas.mx y elige la opción ver primero luego de darle me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *